Selladores : Protección extra contra la caries

 

Los surcos en la superficie de los molares y premolares son profundos y difíciles de limpiar con un cepillo de dientes. Las bacterias se pueden acumular en estos surcos y provocar caries ya que son zonas muy retentivas y poco accesibles.

 

¿Qué son los selladores?

Se describen como un material colocado en las fosas y fisuras de dientes susceptibles al desarrollo de caries, actuando como una barrera física por la unión micromecánica al diente que bloquea el acceso de las bacterias cariogénicas y de su fuente de nutrientes. La efectividad de los sellados depende de su retención a largo plazo, que debe ser evaluada periódicamente mediante examen visual y táctil y en aquellas situaciones donde se ha perdido total o parcialmente, los sellados deben ser recolocados para asegurar su efectividad.

Tipos de surcos y fosas de la superficie oclusal del diente.
Tipos de surcos y fosas de la superficie oclusal del diente.

 

Según la Sociedad Española de Odontopediatría, las caries de fosas y fisuras representan entre el 80 y el 90%  de todas las caries que afectan a los dientes posteriores y el 44% en los dientes primarios. Los sellados reducen el riesgo en estas zonas susceptibles y su colocación en niños y adolescentes ha mostrado una reducción de la incidencia de caries del 86% después de un año y del 58% a los 4 años.

¿Quién puede colocarse selladores?

Niños y adultos pueden beneficiarse de los selladores, pero cuanto antes se pongan, mejor. Los primeros molares definitivos aparecen sobre los 6 años, y los segundos molares salen más o menos a los 12. Sellar estas muelas tan pronto como salgan puede mantenerlas libres de caries desde el principio, lo que ayudará a ahorrar tiempo y dinero a largo plazo. Su empleo es beneficioso para:

  1. Molares y premolares permanentes recién erupcionados como así también en dientes temporarios.
  2. Adolescentes y adultos jóvenes que son muy propensos a las caries dentales.
  3. Pacientes con medicamentos que disminuyen la saliva (xerostomía) ya que, poco flujo salival puede facilitar la formación de caries debido a la falta de su efecto protector del esmalte.
  4. Pacientes con dieta alta en hidratos de carbono y azucares pegajosos.
  5. Pacientes con discapacidad psíquica o motora que tienen mas dificultad para higienizar su boca.
Antes y después del sellado de fosas y fisuras.
Antes y después del sellado de fosas y fisuras.

 

¿Cómo se colocan?

Lo primero de todo es limpiar muy bien la superficie oclusal. Tras esto se colocará un gel de ácido durante unos segundos para que la superficie de esmalte tratada sea más porosa y el sellante se adhiera mejor. Se enjuaga abundantemente y se seca. A continuación se aplica el material sellador sobre las fosas y fisuras, asegurándonos que penetre bien en toda su profundidad ya que tiene una consistencia fluída. Después, para que el material se solidifique, se aplica luz.

Pasos del procedimietno
Pasos del procedimiento

¿Cuánto duran?

Los selladores a menudo duran varios años antes de necesitar ser reaplicados. Durante las revisiones, tu dentista chequeará en qué condiciones está el sellador y puede reaplicarlo cuando sea necesario.

Por otra parte, no hay que olvidar que en pacientes de alto riesgo se tendrían que revisar y reforzar los pilares básicos de la prevención; higiene oral eficaz, control de dieta y aplicación de fluor, pues sólo con la aplicación de sellados de fosas y fisuras no se controlaría el riesgo total de caries del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.