CÓMO AFECTA LA DIABETES A LA SALUD BUCODENTAL

Si tiene diabetes, está más expuesto al riesgo de desarrollar problemas relacionados con la salud bucal.

 

 

La diabetes es una patología sistémica que afecta a unos 400 millones de personas a nivel mundial. Solo en España son seis millones los ciudadanos que han sido diagnosticados de algún tipo de diabetes. Esta enfermedad suele atacar a órganos de todo el cuerpo, aunque está asociada con un incremento en el riesgo de patologías cardiovasculares, neurodegenerativas, renales y óseas.

 

Las infecciones orales tienden a ser más graves en los pacientes con diabetes que en los que no padecen esta enfermedad. Los diabéticos pueden experimentar una disminución del flujo de saliva o una sensación de ardor en la boca o lengua, lo que ocasiona que tengan una mayor incidencia de caries. Lo que es más, los diabéticos que no controlan sus niveles de azúcar en la sangre tienden a tener más problemas de salud bucal, particularmente retracción de las encías.

 

 LOS PROBLEMAS BUCALES MÁS COMUNES RELACIONADOS CON LA DIABETES SON:

 

  • Enfermedad de las encías: según estudios recientes, la relación entre la enfermedad de las encías y la diabetes es bidireccional. Por una parte, debido a la menor resistencia y a un proceso de curación más largo, la enfermedad de las encías parece ser más frecuente y más grave en las personas con diabetes. Inversamente, parece que el hecho de tratar la enfermedad de las encías en personas con diabetes puede ayudar a mejorar el control del azúcar en la sangre.
  • Infecciones por hongos: como la diabetes afecta al sistema inmune, se puede ser más propenso a desarrollar infecciones por hongos. Los síntomas incluyen úlceras dolorosas y dificultad para tragar. Si desarrolla una infección por hongos, consulte al dentista.
  • Infección y retraso en la curación: si se va a someter a una cirugía bucal de envergadura, el dentista podrá recetarle antibióticos para minimizar el riesgo de infección. Para contribuir al proceso de curación, mantenga sus niveles de glucosa en sangre bajo control antes, durante y después de la cirugía.
  • Xerostomía o sequedad de boca, con sensación de ardor en la boca y aumento del riesgo de desarrollar caries dental.

 

MEDIDAS DE PREVENCIÓN SI SUFRE DIABETES:

 

Los pacientes que sufren diabetes deberán extremar sus cuidados y controles en la consulta del dentista, para evitar en lo posible que esta dolencia provoque alguno de los problemas que hemos mencionado.

Las medidas concretas que pueden tomar como prevención son:

  • Controlar su nivel de glucosa en la sangre.
  • Extremar la higiene dental, asegurando que no quedan restos de comida entre los dientes y ayudarse para ello de seda dental y cepillos interdentales.
  • No fumar. Si el tabaco afecta de manera muy negativa a la salud de nuestros dientes y encías en condiciones normales , para los pacientes que sufren diabetes ya se convierte en un factor muy grave.
  • Realizar controles periódicos en la consulta del dentista. Sin olvidar, por supuesto, informarnos a los/as odontólogos/as de que se sufre esta dolencia, para que podamos recomendarle cómo actuar.
  • En los casos en que el/la paciente con diabetes lleve prótesis dental, es importante que ésta esté perfectamente ajustada, para evitar llagas, roces, abcesos, etc. Por ello, informar en consulta ante las más leve molestia.
  • Inspeccionar asiduamente el estado de la boca. Prestar mucha atención a las molestias que puedan surgir, sangrado en el cepillado, flemones o inflamaciones que aparezcan de repente, llagas, etc. Ante el menor signo, acudir a la consulta del dentista, para que podamos revisarlo rápidamente y poner el tratamiento adecuado.

 

¿HAY ALGÚN TRATAMIENTO QUE ESTÉ CONTRAINDICADO?

 

  • El paciente diabético pobremente o no controlado no debe recibir tratamiento odontológico electivo hasta que su condición sea estable y tenga una evaluación medica previa.
  •  En caso de realizar tratamientos quirúrgicos o periodontales de urgencia. Es necesaria una profilaxis antibiótica para reducir el riesgo de infecciones postoperatorias y el retardo en la cicatrización.
  • Pacientes con DMNID (no insulinodependiente) o DMID (insulinodependiente) controladas pueden ser tratados como pacientes no diabéticos en la mayoría de los procedimientos odontológicos de rutina, los cuales deben ser de corta duración, en las primeras horas de la mañana, atraumáticos y, en lo posible, libres de estrés.
  • En pacientes diabéticos bien controlados debe usarse un anestésico local con vasoconstrictor para asegurar un efecto anestésico profundo.
  • Pacientes con DMID inestable así como aquellos irresponsables o mal controlados, podrían requerir cuidados especiales y coordinación con el médico tratante.
  • Para realizar tratamientos quirúrgicos extensos, incluyendo cirugía periodontal, puede ser necesaria la hospitalización, ya que ésta permite un monitoreo médico constante y poder ajustar los niveles de insulina requeridos antes, durante y después del tratamiento odontológico.
  • Diabéticos con xerostomía deben evitar el consumo de alcohol y tabaco.
  • No deben ser recomendados enjuagatorios bucales con alto contenido de alcohol.
  • Sustitutos artificiales de la saliva pueden ser necesarios, junto a un manejo de la candidiasis con agentes antifúngicos tópicos, como nistatina y clotrimazol.
  • Es recomendable, previo a cualquier procedimiento invasivo, reducir los niveles bacterianos del medio bucal mediante higienización y enjuagatorios con clorhexidina.

 

No existe ninguna contraindicación absoluta si la glucemia está correctamente controlada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.