La endodoncia es un procedimiento muy común que se realiza habitualmente en las clínicas dentales para  salvar piezas dentarias que de otro modo deberían ser extraídas. Permiten mantener una dentición natural, el hueso y encía circundante, así como su funcionalidad.

¿Cuándo es necesario realizar una endodoncia?

Una endodoncia se realiza  tanto por motivos infecciosos como por motivos protésicos.

Habitualmente una infección bacteriana que alcanza la pulpa dental y la inflama, puede provocar dolor y aumento de la sensibilidad al frío, calor, al masticar e incluso aparecer fístulas o flemones. La pulpa dental es un tejido blando que se encuentra en el interior del diente y contiene todos los vasos sanguíneos y nervios que dan vitalidad al mismo.  Se suele deber caries muy profundas, traumatismos o lesiones endoperiodontales.

 

Otro de los motivos por los que puede ser necesario endodonciar un diente es si sexiste la necesidad por motivos protéticos de tallar mucho la pieza para colocar fundas o puentes.

¿En qué consiste exactamente el procedimiento?

En la mayoría de los casos  los tratamientos de endodoncia pueden terminarse en una sola sesión pero hay algunas situaciones en las que  ya sea por la situación clínica del paciente o dificultad del caso puede que sean necesarias más sesiones.

El tratamiento consiste en la extracción de la pulpa dental infectada (no se extrae el diente)  tanto de la cámara pulpar como de los conductos radiculares, desinfección y posterior relleno y sellado de los mismos. La pieza dentaria queda insensibilizada .

En Clínica dental Alarcos realizamos la Técnica “Protaper Next”, una técnica mecánica realizada con instrumental rotatorio gracias a la cual se pueden abordar los casos más complejos, ofrecen mayor seguridad frente a las fracturas de instrumentos gracias a su flexibilidad y resistencia, y acortan el tiempo clínico del tratamiento.

 

 

¿Duele?

El procedimiento en sí mismo no duele absolutamente nada ya que se realiza bajo anestesia local de larga duración. Acabado el tratamiento y pasado el efecto de la anestesia, podría aparecer alguna molestia durante unos días, sobre todo con la masticación, debido a la inflamación postoperatoria de los tejidos ,pero es totalmente normal y suele desaparcer pronto.

¿Qué cuidados necesita un diente endodonciado?

Al ser un diente propio y natural requiere los mismo cuidados higiénicos, de prevención y revisiones periódicas que los dientes vitales.

Puede ocurrir que el diente endodonciado cambie de color y se oscurezca con el tiempo. En ese caso su doctor ya le informará de qué posibilidades existen para mejorar la estética, como el “Blanquemiento dental Interno”.

     ¿Un diente endodonciado es más frágil?

Un diente endodonciado normalmente se vuelve más frágil si no se restaura adecuadamente. Al perder la vitalidad la pieza dentaria pierde el ligamento elástico que le une al hueso, y al no existir ya ni vasos ni nervios  se vuelve más rígido.

En ocasiones puede ser necesario restaurar la estructura dentaria mediante reconstrucciones o coronas para evitar que se fracturen.

Es fundamental acudir a su odontólogo periódicamente para prevenir la aparición de caries o cualquier otro factor que pueda comprometer el tratamiento de endodoncia.